07 julio 2017

Bibiana Aído vive en el barrio de Beyoncé

Se puede decir que Bibiana Aído se ha comido la Gran Manzana. Sólo un año después de su aterrizaje en Nueva York -como «consejera especial» de Michelle Bachellet en ONU-Mujeres- la ex ministra de Zapatero es ya miembra de la élite de la ciudad. Así lo atestigua su nueva dirección, en la calle North More, en el barrio de Tribeca, considerado el más cool de NY y al que se acaba de mudar.

Se trata de antigua zona industrial revalorizada tras la conversión de sus fábricas y almacenes en lofts, estudios de diseño, galerías de arte, restaurantes de moda, tiendas de lujo... Le han dado fama mundial las chicas de Sexo en Nueva York, que alguna vez han usado sus tarjetas de crédito allí y Robert de Niro y Jane Rosenthal que lanzaron la zona fundando en 2002 el Festival de cine de Tribeca. Además de De Niro, allí tienen casa Leonardo Di Caprio, Scarlett Johansson, Beyoncé, Mariah Carey, Olivia Palermo, Gwyneth Paltrow y su marido Chris Martin... Aído, de 35 años, vive no muy lejos de la que fuera la residencia de John John Kennedy.

Codearse con tanta celebrity se paga a entre 3.000 y 5.000 euros, que es lo que cuesta el alquiler en la calle de Aído. Una cifra asequible para quien cobra unos 200.000 euros anuales -oficialmente su sueldo asciende a unos 100.000, pero se duplica gracias a dietas y ayuda a la vivienda- , nómina que corre a cuenta de España. Sigue ingresando, además, el 80% de su salario como secretaria de Estado -su último cargo aquí- al que tiene derecho durante los dos años siguientes a su cese.

Su labor en ONU-Mujeres están rodeada de tanto secretismo como los entresijos de su fichaje. Aído rechaza una entrevista con LOC para hablar de su tarea en Nueva York y el organismo que la emplea también se niega a detallar las actividades de sus trabajadores «sin perfil público» como es el caso, dicen, de la ex ministra. Sucede la semana en la que se sabe que, en los años que gobernó Zapatero España, se convirtió en el benefactor con mayúsculas de la división de mujeres de la ONU, aportando 200 millones de euros en seis años. En ese tiempo el Gobierno de ZP donó al organismo una tercera parte de lo que éste recolectó en todo mundo. Por eso la contratación de Aído, cuyo nivel de inglés daba para pedir café y poco más, se interpretó como un gesto de reconocimiento ante tanta generosidad española.

Lo único que le faltaría Aído para redondear su estacia en NY sería su novio, Julián Martínez, de 53 años, quien en mayo cesó como delegado de la Junta de Andalucía en Madrid. Quién sabe si pronto llegará a Tribeca.

21 junio 2017

El dueño de Kukuxumusu es drogadicto

1. ¿Cómo fue ese flechazo entre koalas y toros?
Estaba un poco perdido en la vida y me fui con un amigo a Sidney a ver si aclarábamos el cerebro. Y así fue. El mundo del regalo y del souvenir allí es una maravilla. En Europa todo era muy cutre y, como yo dibujaba bastante bien, a mi amigo se le ocurrió la idea de hacer unas camisetas para Sanfermín con mis dibujos.


2. Y con ello cambió la imaginación al poder por la imaginación a la camiseta…
Y a los cuadernos, a los bolígrafos, a las cortinas de la ducha o a la tapa del váter. Siempre hay un hueco -en cualquier objeto- para el humor, la creatividad y la imaginación.

3. Es un emprendedor atípico pero triunfa. ¿El truco?
Las palabras éxito o triunfo me la refanfinflan. No están en mi diccionario. Las cambio por diversión y felicidad. Para que las cosas vayan bien no necesitas trucos ni varitas mágicas, pero sí algunas cosas imprescindibles, como no ser envidioso, no quejarte, creer en lo que haces, rodearte de gente que confía en ti...

4. ¿Qué diseños cotidianos admira más?
No podría vivir sin papel de cocina, sigo flipando con una bombilla y admiro el iPhone.

5. ¿Qué le diría a un mal estudiante como lo fue usted?
Que si tiene inquietudes y curiosidad, no haga caso de las notas. Su momento llegará.

6. Ahora que se prohíbe todo, ¿cree que se llegarán a prohibir los Sanfermines?
Sanfermín como fiesta no. Quizá llegue un momento en el que el encierro sí se prohiba.

7. ¿Y, como empresario, conoce algún truco para salir de la crisis?
Que todos los ciudadanos -a la vez- dejaran de pagar la hipoteca. Pasar la pelota a esa panda de primates codiciosos ávidos de poder que han destrozado la parte buena de un sistema malo. No creo que funcionase, pero de perdidos..., al río. Con dignidad.

8. ¿Qué le han censurado en su vida?
En tiempos, muchas cosas. Como siempre, relacionadas con el sexo, las drogas y la religión. El ser humano es acomplejado e hipócrita. También ahí está nuestra gracia.

9. Dígame qué es lo que más le irrita.
El conformismo, el rebaño, la vagancia, la avaricia, la mantequilla en el chuletón o el ketchup en las ostras. Realmente cuesta mucho conseguirlo. Relativizo mucho.

10. ¿Qué tiene Nueva York que no tenga Pamplona y viceversa?
Pamplona guarda mis orígenes y Nueva York mis inquietudes. Una es un balneario y la otra, un manicomio.

11. ¿Y con quién le gustaría irse de copas?
No me importaría irme contigo pero, puestos a elegir, molaría tomarse unos gin-tonics con Obama y quedar un poco más tarde con Scarlett Johansson.

12. No está mal. ¿Cómo logra ser un empresario de éxito y parecer que vive todo el día en una juerga continua?
En estos momentos todos estamos jodidos, pero mi empresa vende optimismo y humor. Gracias a mis socios, que llevan la parte más ingrata del negocio, puedo inspirarme bebiendo vino. En las juergas nacen infinidad de ideas y proyectos.

y 13.
¿Se ve usted, en el futuro, como un jubilado tranquilo?
Me gustaría seguir viviendo intensamente y en un momento dado desaparecer. Que nadie sepa si estoy pescando sepias en una isla de la Polinesia o descansando en el fondo del Mar Rojo.

29 mayo 2017

El sexting una moda peligrosa

El 'tsunami' virtual que ha azotado esta semana la Universidad de Deusto ha situado en el centro del debate público el uso de los móviles y ordenadores en lo que respecta a los datos e imágenes sensibles. 


La difusión entre centenares de alumnos de la Universidad de un puñado de fotografías y vídeos de chicas y chicos desnudos o semidesnudos agitó las redes sociales, acaparó la atención de los medios de comunicación de todo el país, provocó una concentración de los estudiantes ante las puertas de la institución académica, motivó una investigación de la Ertzaintza y despertó el interés del Ararteko. La propia Universidad y sus alumnos dieron crédito desde el principio a que entre las jóvenes que aparecían fotografiadas por sí mismas ante el espejo había jóvenes de Deusto.

Finalmente, y a falta de que la Policía vasca se pronuncie de forma clara (de momento sólo asegura que no ha encontrado pruebas que demuestren que la 'wifi' de la Universidad fuera pirateada), parece que todo ha sido un 'fake', un bulo. El portal ziza.es asegura haber localizado al menos «algunas» de esas fotos en webs porno, en las que circulan desde hace «varios meses». Este tipo de engaños son frecuentes en internet. El problema es que, en terreno estudiantil, con el acceso inmediato a las redes sociales y la propia asunción de la veracidad de los hechos por parte de la Universidad, la (probable) bola de nieve ha sido imparable.

La cuestión ha puesto el debate sobre la mesa, porque el robo de imágenes de móviles ajenos no es una operación descabellada sino muy sencilla. «No hace falta ser un experto en informática para llevarla a cabo», explica Jorge Bermúdez, fiscal de Gipuzkoa experto en delitos informáticos. ¿Por qué? Porque los usuarios no son conscientes de los peligros. Hay un gran mito en esa concepción de los «nativos digitales», afirma Bermúdez. «Yo nací cuando los coches ya existían, pero tuve que ir a una autoescuela para saber conducir. Los jóvenes saben manejar los móviles y ordenadores desde el primer momento, pero la cultura de la seguridad no la tienen en absoluto asumida», apunta.

El «ecosistema perfecto» para estos robos masivos son las redes inalámbricas públicas (de una biblioteca, de una ciudad, de centros comerciales…), lo que, unido al uso de aplicaciones «con problemas de seguridad» como Tuenti o Whatsapp, que no aplican el cifrado de datos, puede llevar a una «pesadilla» en «cualquier lugar». Según una encuesta de 2016 del Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco, el 96% de los jóvenes vascos entre 15 y 29 años se conecta a internet (cuatro puntos más que la media española) y el 25% lo hace en la calle o en lugares públicos. Otro estudio del Observatorio Vasco de la Cultura apunta además que el 33% en la misma franja de edades utiliza la Red más de 20 horas a la semana, casi cuatro veces más que el dato registrado dos años atrás.

Rosario del Rey es profesora titular de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Sevilla, y una de las investigadoras más reconocidas sobre el bullying y su nuevo hermano dentro del Equipo Multidisciplinar de Investigación de Ciberbullying (ECIMI). Del Rey, que ha asesorado al Departamento vasco de Educación en su protocolo pionero contra este último tipo de acoso y que presta sus conocimientos a la Unión Europea, explica que hay diferencias sustanciales entre uno y otro. «Los índices de comportamiento agresivo son muy altos en el ciberbullying: en muchos casos, como el que podría haber sido el de Deusto, los chicos están contribuyendo a expandirlo porque son analfabetos digitales». La agresión, por ejemplo, puede engordar con un comentario en una foto, subiendo una imagen de un botellón… «Les cuesta distinguir la vida privada de la vida pública, sobre todo cuando la lista de amigos se ha convertido en un indicador de estatus social», constata. «Lo que hay que decirles es que ésos son falsos amigos».

Los chicos y chicas toman como «normales» algunos comportamientos que, en realidad, son faltas y delitos, pero de los que no son conscientes «ni ellos ni sus padres ni sus profesores», advierte la investigadora. Por eso muchas veces ayudan a propagar las agresiones sobre esa premisa social tan antigua de «ha sido el grupo, no yo». «Tenemos que formarles: decirles que hay un reparto de responsabilidades. Que aprendan cuándo no comentar, cuándo dejar de estar y abandonar la red…».
En su versión virtual, la agresión entre iguales crea además «más indefensión», porque cuando el chaval llega a casa de clase o de la universidad «no está tranquilo». Internet y en concreto las redes sociales (en las que si no están, «no existen») permanecen en su vida.

El confuso fenómeno ocurrido en Deusto fue creíble precisamente porque hay una moda que se está instalando entre adolescentes y jóvenes: el sexting, el envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. La inauguró mundialmente la actriz Scarlett Johansson, con unas imágenes que se sacó desnuda para enviárselas a su novio y que fueron robadas y publicadas hasta la saciedad. Rosario del Rey afirma que esta práctica se está extendiendo y es peligrosa: «La duración de las parejas no siempre es larga; confían en esa persona, pero del amor al odio hay sólo un paso, y entonces la ex pareja puede hacer lo que quiera con esa foto».

¿Y qué vallas deben ponerse a esa inconsciente cultura de la exhibición? La profesora repite: «Educación, educación». La Ley orgánica vigente incorpora ya la competencia tecnológica, pero Del Rosario no ve que «el desarrollo de la ciberconducta» se aborde en las aulas. Para ello hacen falta medios: los profesores deben estar formados en este campo que a menudo desconocen, y también los padres, que entienden que han «perdido la batalla» de las nuevas tecnologías. «Pero aunque ellos no las manejen bien, no pueden renunciar a educar a sus hijos. No tiene sentido que los chicos estén conectándose libremente todas las noches, viendo vídeos 'online', cuando deberían estar durmiendo. Hay que controlarlo, y no se está haciendo. Si hace falta, se les deja sólo una hora, o se quita la clave del 'wifi'. Falta mucha conciencia de su responsabilidad», lamenta.

El director de Juventud del Gobierno vasco en funciones, Natxo Rodríguez, apuesta por la «concienciación» social en una cuestión que cada vez atrae a más técnicos de juventud y orientadores de colegios a los cursos del Observatorio Vasco de la Juventud. Y señala un consejo sencillo: «En la cartera no se nos ocurre llevar fotos nuestras en situaciones íntimas; de la misma manera, no es recomendable que en nuestro ordenador o nuestro móvil manejemos con soltura ese tipo de imágenes».

El fiscal Bermúdez, por su parte, reclama más medios para la Justicia y la Policía. Ahora mismo, dice, la unidad de delitos informáticos de la Ertzaintza está compuesta por tan sólo 7 personas, cuando este tipo de casos está aumentando, o al menos su denuncia. Él se ha encontrado con agresores de todo tipo: con «chavales jóvenes, personas mayores, de cualquier extracción social...». Cuando el robo de imágenes o datos tiene motivos sexuales son «sobre todo chicos».

Las víctimas denuncian, dice, cuando «no lo pueden soportar más». Van con sus padres a la comisaría o bien solos. O, como en el caso reciente de una quinceañera, envían directamente un 'e-mail' a la Ertzaintza. El hallazgo del culpable no. El hallazgo del culpable no está garantizado, porque a veces desde el punto de vista técnico «es muy complicado». Pero al menos, concluye Bermúdez, «lo bueno es que en internet siempre queda el rastro».

Uno de cada cuatro jóvenes se conecta en lugares públicos, más inseguros
«Los padres no pueden renunciar a educar a sus hijos», advierte una experta

A Pablo y Jacobo, estudiantes de 1º de Derecho y ADE, también les han llegado las famosas fotos, pero aseguran que las han borrado antes de verlas. «La semana pasada ya estaban circulando algunas, y el boom fue el martes», apunta Pablo. Para Jacobo, la polémica está clara: «La mayoría no son fotos de Deusto. Algún graciosillo filtró un par y las mezcló con otras».

Daniel, Aiara, Cristina e Irene, primerizos de Derecho Económico, recibieron las fotos por Whatsapp, aunque dicen no reconocer a nadie. Cristina, sin embargo, matiza que los artífices de la macabra broma «se han pasado mogollón». Aiara le da la razón: «La gente también hace bromas y ayudan a pasarlo». «Al final estamos a merced de todos esos», apunta Daniel. 

Bego paseaba por las calles de Bilbao cuando le increparon con un «Rubia, ¿tienes una foto de ésas?». La joven y sus amigas Ariane e Isa, todas de 1º de Magisterio, están indignadas: «Nos están pintando como guarras», señala Isa. Ariane va más lejos: «Están fastidiando la vida de la gente», sostiene, para relatar que en la concentración del jueves habían visto a una chica llorando. 

Alba, de 4º de Psicología, trastea con su ordenador portátil en la cafetería. No se siente en peligro por usar la red wifi, porque ha llegado a sus oídos que las filtraciones se produjeron cuando se perdieron «unos móviles». Su correo rebosa de mensajes sobre el tema. «La mayor parte son bulos. Creo que habrá que esperar un poco más para entender todo lo que ha ocurrido».

Asier, estudiante de 1º de Psicología, cree que los dueños de las fotos deberían haber tomado precauciones. «Si tienes esas cosas hay que protegerlas y medir las consecuencias de los actos», señala. Su amiga Marina, del mismo curso de Humanidades, no está de acuerdo: «Cada uno tiene que hacer lo que quiera con sus cosas. Yo no tengo nada importante..., pero ya estoy sobre aviso».

A Juan, estudiante de 5º de Ingeniería Industrial, le enviaron las fotos desde otras universidades del país, y por eso cree que aunque la filtración comenzó en Deusto, las fotos «no eran todas de aquí». La polémica le ha hecho reflexionar: «Hay gente que no tendría que tener móvil. La tecnología nos ha sobrepasado, esto se nos va de las manos», afirma.

Iraia, María y Eneko, compañeros de 2º curso de Lenguas Inglesas, recibieron el e-mail de la universidad en el que se especificaba que la red wifi no había sido hackeada, pero que podría haber una falsa que copiaba a la de la institución. Aun con todo, Iraia achaca fallos de seguridad oficiales: «Si en Deusto hubiesen tenido un mejor corafuegos, esto se habría detectado antes».

Manuel, docente del Departamento de Psicología y Educación, ve la polémica desde otra perspectiva. «Las fotos le llegaron hasta a mi hija de 14 años. Vivimos en una sociedad que necesita exhibirse, en la que muchos jóvenes cuelgan fotos en las redes sociales en posturas sensuales. En esto los medios hacen bastante daño, porque dan una visión sesgada de la realidad», explica.

El protocolo del Departamento vasco de Educación contra el 'ciberbullying' apunta algunos indicios de estar implicado en este tipo de acoso, como víctima o agresor: el pasar muchas horas conectado a internet o al móvil, el no ser supervisado por los padres en estos hábitos, el no hablar sobre lo que sucede en la Red, o considerar que quedarse sin móvil es uno de los peores castigos posibles.

Los expertos ofrecen consejos útiles. Para empezar, pedir ayuda a los padres o a un adulto de confianza; nunca responder a las provocaciones; no hacer presunciones sobre los implicados porque actuar sobre bases equivocadas puede aumentar los problemas; y tratar de evitar las redes sociales o comunidades 'online' donde se sufra el problema, o bien cambiar de número de teléfono mientras no se arreglen las cosas. Es muy importante proteger la privacidad evitando a los intrusos (chequear a fondo el equipo en busca de virus, cambiar las contraseñas), depurar la lista de contactos, repasar la información que uno publica, tratar de eliminar los comentarios que puedan dañarnos, comunicar a los contactos qué tipo de información no deseamos que circule sobre nosotros…También conviene guardar las pruebas del acoso; decirles a los acosadores, sin agresividad, que lo que hacen molesta y que además está perseguido por la Ley dejar constancia de que denunciaremos si la situación persiste; y tomar medidas legales si todo lo anterior no ha funcionado.

Uno mismo puede arreglárselas para mitigar los daños en las redes sociales y otras comunidades web. El protocolo que ha editado el Gobierno vasco (se puede encontrar, explica las fórmulas paso a paso: cómo reducir los riesgos al etiquetarse en fotografías, cómo dejar de estar presente en Tuenti, cómo recuperar la identidad robada… Cómo manejarse día a día con responsabilidad en el maremágnum de las redes sociales.

08 abril 2017

Cuando la belleza del cuerpo no coincide con la belleza del intelecto

Pese a la tregua de ayer y de hoy, los días de solana han hecho que por las calles aflore el Adán de todos los veranos. Por ahí se le ha visto ya, con el torso desnudo, andando todo impúdico y contento. Se le ha detectado por el bestiario humano de Marqués de Pickman. Ha sido visto por la Alameda de Hércules, bajo el agua micronizada que sale de un extraño fontanal. Y ha sido visto también en la embobante pasarela de la calle Tetuán. Véanlo. Bañador de marca cara, chancletas, camiseta sobre el cuello, al modo de las morcillas de los costaleros. 


Es común verlo también con la camiseta sujeta a la tira del bañador o del pantalón pirata. Con el verano llega la fiesta soez de los despojos. El Adán de ciudad interior luce así su abdomen a lo Ronaldo. Pareciera tallado por la gubia de un imaginero. Pienso en las viñetas homoeróticas del gran Nazario. Espaldas musculosas. Muslos y pantorrillas de modeladas curvas. Tren superior y tren inferior armónicos y perfectos. 

El calor recubre la anatomía del Adán con una peliculilla de agua como aceitada. Las admirables Chonis están encantadas con el Adán de turno. A veces se les ve al Adán y a su nínfula andando a la par. Ella, en la plétora de su mocedad, remite a los ensueños eróticos que recrean la oculta pasión por las charcuteras y otros variantes de género. De modo que por ahí van la Choni y su Adán. Qué tontería se le ocurrió a Campoamor: "Pero más triste es todavía el amor de dos en compañía". 

No es el caso del Adán ni el de su Eva, esa ‘celebrity’ de Tres Barrios. Su amor es evidente que luce alegre. ¿Triste amor de dos en compañía? Se deduce que el fornicio debe darle alegría a estos cuerpos espléndidos.

A la vera del río, por el Paseo Juan Carlos I, el Adán deportivo se cree con derecho a descamisarse por el esfuerzo. La musculación alcanza aquí cierto éxtasis de tensión. Y el torso rebrilla con el aceite de la vida, que baña por completo la piel exfoliada, tostada ya por el sol playeril. No obstante, la musculación anatómica no coincide a veces con la musculación del intelecto. 

Resulta que ciertos rapados craneales nos inducen a la sospecha. De cuerpo hacia fuera, el Adán deportivo enseña el trabajado vigor de la carne. Pero, de cuerpo hacia dentro, se oculta quizá una tara de inteligencia por falta de ejercicio. En esta ciudad se puede estar en paro; pero no poder ir al gimnasio es mayor tragedia aún. Los niños sin recursos cuentan con el plan de la Junta para tres comidas diarias. Pronto se aprobará otro plan para asegurar las tres visitas diarias al gimnasio. Hambre y ‘fitness’.

¿Triste amor de dos en compañía? Se deduce que el fornicio debe darle alegría a estos cuerpos.

12 marzo 2017

Así conseguí que mi boda fuera gratis

Soy una rastreadora de sorteos de boda. Como os lo cuento. Mi nombre es Sonia deNoa. O así me llamo en internet. El DNI dice que me bautizaron como Sonia Justo Jiménez, y que tengo treintaymuchos. El carné del INEM, que llevo sin trabajo tres años. Una más de la enorme familia de parados de este gran país que se va a la mierda… Pues eso, soy Sonia. Y tengo una historia que compartir con vosotros. Es una historia fruto de la crisis, una de tantas. Pero mirad, la mía es única: la de mi boda gratis.

Podría empezar contando que quiero casarme desde que nací. Pero esa ya no es mi historia. Soy una rastreadora de sorteos de boda. Un caso único. Un caso.


He perdido la cuenta del número exacto de sorteos en los que he participado pero fácilmente superan la centena. Y no me ha ido mal. Hasta el momento he ganado: la luna de miel, el vestido de novia, las invitaciones de boda, mi tocado, mis zapatos de novia, una sesión de fotos preboda, una liga, un tocado de damita de honor para mi niña, una percha personalizada (las que no os caséis estaréis pensando que vaya chorrada pero no veáis lo que nos mola a las novias hacer una foto de nuestro vestido colgando de una percha en la que ponga «Javier & Sonia, amor forever»). Simplemente con hacer un clic en el ordenador. Y lo que queda por llegar.

Porque sí, sigo participando en sorteos de novia. El fin de semana pasado, el 20 de mayo concretamente, gané uno que me pirra: unos pajaritos de boda de arcilla modelada de la artesana Vero Castillo, perfectos para mi boda temática. Hoy mismo, cuando escribo «mi historia» para Crónica (21 de mayo), he recibido un premio que me viene genial para no ir cargada de fotos a las reuniones con mi Wedding planner: una tableta. Y, por supuesto, en otro sorteo.

Pese a llevar tres años en el paro, pese a tener treintaymuchos años (39, que no engaño a nadie), pese a llevar 13 años viviendo con mi novio y tener ya de todo: piso comprado a medias con el Deutsche Bank, casa amueblada, coche pagado (aunque qué malo nos ha salido el jodío Seat León, dos averías de 2.500 pavos ha tenido ya) y toda la vajilla gastada de tanto usarla. Pues a pesar de todo estoy preparando mi boda con las mismas ganas e ilusión con la que preparó la suya la hija del dueño de Zara, por ejemplo. Aunque con menos pasta. Y por eso soy más lista, porque yo no me puedo dedicar a dar saltos encima de un pony y luego poner el cazo para que mi progenitor me permita pegarnos la vida padre a mi maridito y a mí y nos subvencione una boda de película (aunque cualquiera lo hubiera dicho con ese ramo chuchurrío que llevó la novia; iba guapa, eso sí). A mí me toca currar y si no hay curro, pues habrá que agudizar el ingenio.

Me caso con mi novio Javier el 27 de octubre de 2016 en Madrid y va a ser una boda temática acojonantemente bonita... y barata. Tan, tan barata que, como os digo, me sale gratis. No creáis que ha sido fácil, me ha costado (y me sigue constando) pasarme horas delante del ordenador, rastrear como una bestia parda webs, blogs, facebooks... Me falta rastrearos el bolsillo. No hablo de robar. Hablo de que igual tenéis un ticket del supermercado en el bolsillo y no os habéis dado cuenta de que junto al precio de la compra os pone que con el último número de la ONCE sortean un viaje a Benidorm. Pues ese viaje me viene cojonudo. Para mi luna de miel.

Aunque ahora que lo pienso, ya lo hemos ganado. Bueno, fue mi novio Javier, el 23 de marzo de 2012, un crucero flipante por el Mediterráneo. Lo sorteó Iberocruceros en su Facebook y voy a poneros los dientes largos: vamos a visitar Marsella, Nápoles, Roma, Florencia y Mónaco (como me cruce con Carolina de Mónaco me da un parraque, soy superfan suya). Finalmente, ha sido el crucero el que nos ha terminado poniendo la fecha del enlace. Habíamos elegido el 10 del 11 del 12 porque era una fecha curiosa. Como el crucero parte el 28 de octubre, pues nos casamos un día antes y listo.

¡Vaya potra!, pensaréis. La verdad es que sí. El día que nos anunciaron que estábamos invitados a nuestras «Vacaciones en el Mar», fue casi tan emocionante como cuando dos semanas antes, el 8 de marzo de 2016, mi amiga Cristina Anguita me llamó nerviosísima para decirme: «¡¡¡Ya tienes tus invitaciones de boda gratis!!!» (lié a mi familia y amigos para que participaran junto con mi novio y conmigo en un sorteo de invitaciones de boda por internet, y le tocaron a Cris).

No se trata de unas invitaciones cutre-salchicheras. Son de diseño, las ha creado el equipo de Dosdel78 y constan de una caja negra que contiene un bote de confeti rojo y plata cortado a mano para nosotros.

Crucero, invitaciones-confeti… Aún hay más. Mi as en la manga. Aquel día vi en el Facebook de TodoBoda que habían vuelto a sortear el vestido de novia en #bodasincrisis, porque la primera ganadora había renunciado al premio, y me dio un vuelco el corazón. Me temblaban hasta las chanclas cuando leí el nombre de la nueva ganadora (Sonia Justo Jiménez, justamente). Sí, hijas mías: ¡me tocó a mí!

Pues de eso va mi historia: soy una novia sin un p… duro, una novia en tiempo de crisis cuyo objetivo es conseguir tener su boda gratis. (En 2010 se celebraron 167.247 enlaces en España).

Me lo encontré por casualidad. Ni sabía que existían. Simplemente empecé a seguir webs y blogs, a brujulear aquí y allá a la caza de ideas para hacer una boda low cost y original (13.190 E cuesta de media una boda hoy, un 8,3% menos que en 2011). Lo primero que pensé os lo podéis imaginar: «Esto está amañao, me juego lo que sea». Pero como sólo me costaba darle a un «Me gusta» de un Facebook y esperar al sorteo, pues lo hice. No gané. Seguí con mi vida.

A los dos días me encuentro con otro sorteo. Lo eché. Tampoco gané. Al día siguiente: ¡otia, qué sorpresa, otro sorteo! Lo eché. Y gané. 7 de diciembre de 2011. Como en el cuento de Cenicienta, todo empezó por los pies. Sí, fueron unos zapatos de novia Lodi. Buenísimos. Cuestan 120 pavos. Os aseguro que si no me llegan a tocar yo no me gasto ese pastizal. Es la compra de dos semanas en el Mercadona y no me lo puedo permitir.

Ganar los zapatos me dio un subidón, aunque supusiera empezar a vestirme por los pies… Yo, que hasta entonces tenía planificada una boda muy modesta (50 invitados -la media está en 100-, un vestido de bodas outlet de 300 E…), ya me daba más que por satisfecha. Pasaron las navidades, con todos sus gastos asociados, y llegaron la cuesta de enero y de febrero. No teníamos pasta para ir adelantando nada de la boda, así que me refugié en internet. Seguí leyendo foros, webs, blogs, facebooks y twitters bodiles para ir pillando ideas. Y cuando veía algún sorteo lo echaba.

El 6 de febrero de 2012 volvió a ocurrir. Llegó mi segundo premio: una sesión de fotos preboda. Fue un sorteo que realizaron las decoradoras de Colores de Boda en colaboración con Santiago Bargueño Fotógrafo. Ahí ya me piqué. Me profesionalicé: me hice fan de páginas de Facebook como I love concursos y Concursos y regalos. Me instalé en mi Facebook las aplicaciones Easypromos, Easypromos Premium, Sorteamus, Totombola y Cool Promo. Abría Google y buscaba términos como «sorteo de bodas», «concurso novios», «premio vestido de novia». Todos los días, absolutamente todos, encontraba algún sorteo para echar. El resto ya lo sabéis, en marzo salieron los premios gordos, la luna de miel, el vestido y las invitaciones, y el rumbo de nuestra boda cambió.

El 30 de abril de 2012 gané el sorteo de un kit de cumpleaños infantil en el Facebook de Hazlo especial. Es un kit genial que me va a permitir hacerle a mi enana una fiesta Alicia en el País de las Maravillas superbonita. Ese día me puse a hablar por el Facebook con Romina, la chica de Hazlo especial, y se metió en la conversación Wedding Factory Madrid, una empresa de Wedding planners. Terminé contándole la idea de mi boda temática a la mismísima directora. Le conté lo importante que era para mí que la papelería, los regalos para los invitados, mi bastidor porta-alianzas, el diseño de mi tarta decorada, tuvieran el mismo hilo conductor, que son esos pajaritos de los que ya os he hablado. Somos mi novio, mi hija y yo.

Aunque me encantó hablar con Soli y descubrir que era un alma gemela le dejé cristalino que no tenemos un chelín. No quería que se confundiera pensando que tener una boda temática era sinónimo de una tía con un wevo de pasta. Y se ofreció a trabajar gratis para mí el día de mi boda.

Mis amigas de internet son un grupo que se llama Mamis de septiembre 2010. Nos conocimos en un foro público cuando estábamos todas embarazadas. Compartimos la histeria del embarazo y los detalles más sangrientos de nuestros partos. Creamos un grupo de Facebook y nos pusimos cara. Un día les dije que estaba quemada, que veía cosas superbonitas para la boda y que no tenía un p… duro para comprármelas. Me preguntaron qué cosas eran esas. Y les puse fotos: un bastidor porta alianzas bordado a mano y una guirnalda de tela («Eso te lo hago yo», me dijo mi amiga Cristina Anguita, a la que le tocaron las invitaciones de boda).

Otro día se me ocurrió que los regalitos podrían ser mis pajaritos, los que van en la papelería hechos en tela (tipo muñeco de árbol de Navidad, por ejemplo). Se lo pedí directamente a Cris:. «Sin problemas Sonia, te los hago». Eres mi ídola, Cris.

Sólo quiero haceros ver otra clave para tener vuestra boda gratis: hablad con otros parados. Mirad a vuestro alrededor, pensad quién tiene talento para hacer cosas a mano: vuestra abuela, vuestra tía, una prima, la vecina...

Un día llegó un paquete a mi casa. Era una liga, me la regalaba otra de mis amigas de internet, Encarni Fernández, que había hecho un sorteo directo en su blog y nos había regalado una liga a Trini (otra friki amiga que también se casa) y a mí. Detallazo. Y un ahorro más. Muchas gracias Encarni, hija. Otro día, otra sorpresa. Mi amiga Marta: «Sonia, que yo hago galletas decoradas y te las regalo para tus invitados». El velo de novia, cortesía de La Tienda de Mónica, de Arganda del rey. La buchaca de la boda no para de engordar.

Ya desde febrero, cuando me di cuenta de lo chungo que era encontrar algunos sorteos, empecé a darle vueltas a una idea. Me había convertido en una experta en buscar sorteos bodiles, me conocía todas las webs, blogs y facebooks relacionados con este mundo, pero era todo un trabajo. Aunque el esfuerzo merecía la pena (doy fe del ahorro), echaba de menos un wedding contest search, un «buscador de sorteos de boda». Y también me apetecía compartir mi historia, mi hazaña.

Así que a primeros de mayo me creé un blog, con su cuenta de Facebook y Twitter, asociada y lo llamé «Mi boda gratis, diario de una novia afortunada». Empezó a rular el 5 de mayo de 2016. Ese día publiqué mi primer post, Una novia afortunada. A diario publico un sorteo relacionado con las bodas. Mi blog ha recibido más de 3.000 visitas. Algunos son superinteresantes, como aquel en el que se regalaban 200 botellas de vino para el banquete. Y ahora mismo hay activos sorteos de abanicos de novia, fuentes de chocolate, decoración y reportaje fotográfico, y hasta un vestido de ¡Pronovias!

Y si tenéis una idea original, algo realmente único, id más lejos. Yo no he creado el iPad, pero mi plan gratis-total se me ocurrió a mí y descubrí que, ni aquí ni en ningún lugar del mundo había nada similar. Existen buscadores de sorteos de boda fuera de España, pero no choniblogueras que hayan ganado tantos sorteos de boda, que vayan a tener su boda gratis. Sí, soy la primera. ¿Tendré algún reconocimiento? Supongo que me recibirá el rey; digo yo que esto se merece una audiencia, aunque no sé, su majestad me ha decepcionado. Yo aquí intentando sobrevivir a la crisis, y él pegándose unos viajes a todo trapo para ir a tumbar dumbos. Le creí cuando pidió perdón.

¿Cómo es posible, os preguntaréis, que una friki de los sorteos de boda consiga escribir su historia? Veréis. La pasada semana por fin mis amigas de internet de Madrid y yo pudimos hacer el curso de magdalenas decoradas (cupcakes, pijas dixit) que habíamos reservado por Groupon. Se daba en La Tienda Americana, un templo dedicado a estos temas y la instructora se llamaba Loleta Linares, una señora superelegante, un poco pija, pero un crac dando el curso.

Le pregunté a Loleta por el precio de las tartas decoradas de boda. Me dio uno cojonudo. Me pareció raro. No me encajó. Le insistí si estaba segura y al verme tan pesada me preguntó por la dificultad de mi tarta. Le hablé de mi boda temática y de mis pajaritos. Me preguntó si tenía una foto, no fuera a ser que los pajaritos fuesen la clave de que las otras pastelerías me cobraran tanto. No tenía ninguna foto pero sí un blog y que su imagen eran mis pajaritos de boda. Nos pusimos a buscar en su iPhone y se los enseñé.

A Loleta le llamó la atención el nombre de mi blog y me preguntó por él. Le conté toda mi historia y me agarró de los hombros, me miró a los ojos y me dijo: «Sonia, tienes una historia única». Loleta no sólo me tocó, también me contó una historia genial. Me dijo que en EEUU las historias de moda eran como la mía, de gente normal que se busca la vida en momentos de crisis. Como la de un tío que se había tirado un año comiendo gratis gracias a cupones que iba acumulando. Luego hay gente que se pasa mucho.

Loleta, amiga, nuestra charla del viernes durante el curso de cupcakes fue mi fuente de inspiración. Tus tartas (y tus precios) me encantan. Me faltó hacerte firmar con sangre el precio que me diste porque ni de coña podía pensar yo que podría tener una tarta decorada en mi boda de la tía que presta tartas para las producciones de moda de Telva Novias. Sé que el precio que me diste es bueno, pero Loleta, entre amigas, ¿no me la podrías dejar gratis? Anda, mujer.

Y ya puestos a concluir mi obra (culminar mi boda 100% gratis), aprovecho para dirigirme a Rosa Tous. No nos conocemos en persona, Rosa, aunque, como buena choni, tengo mi joyero repleto de pendientes Tous, anillos Tous, broches Tous... El día que hagáis papel higiénico también lo compro. Así que para mi boda me gustaría tener un anillo de compromiso de Tous, uno como Dios manda: de oro y brillantes (el que tengo fichado cuesta 535 E, Rosa, seguro que la factura de luz te sale más cara) y unas alianzas (las sencillas de toda la vida), si no es mucho pedir.

Aún hay otra cosa que ningún sorteo me ha dado: un Rolls Royce. Tendría que ir en el de mi hermana Marimar y, buff, el Scénic lo veo muy alto para entrar y salir con el vestido de novia. A mí me hace falta un Rolls… Y como esta es mi historia, la de la única mujer en el mundo que consiguió una boda gratis total con sorteos variopintos, tiento desde aquí mi suerte. Hago un llamamiento conjunto a: restaurantes para banquetes, floristas, maquilladoras, fotógrafos, diseñadores de trajes y zapatos, magos, cortadores de jamón... ¡Os necesito! En la última entrevista que hice la responsable de recursos humanos me dijo «en confianza» que no volviera a mencionar que tengo una hija, que no mienta pero que lo oculte, que rodee la pregunta cuando me la hagan.

Os digo sin rodeos que tengo una niña de 22 meses, que se pone enferma como todos los niños, y que yo, como todas las madres, quiero que mi hija me reconozca cuando me tenga delante, así que busco un trabajo pero no la esclavitud.
¿Alguna oferta?

16 febrero 2017

Ylenia Padilla, la vulgaridad en carne de espectáculo

Gandía se queda en tierra perdiendo las oportunidades para embarcarse en algún modelo de desarrollo urbano inteligente. La cuestión no reside en el hecho de que se convierta en el escenario, más o menos consentido por el poder local, de un reality que, como todos, convierte a la vulgaridad en carne de espectáculo.

El problema es que dicha elección, sea azarosa o deliberada, encaja como un guante en el mediocre plan que propone el alcalde Torró para la ciudad. Como ya hemos dejado escrito en otras partes dicho plan consiste en hacer pivotar todos los esfuerzos de la política local sobre el sector turístico. Esta opción no se deriva de un análisis informado que elige entre opciones plausibles, sino porque es un recurso facilón para un gobierno local incapaz de entender y atender la complejidad de la realidad social y económica de Gandía. 

A lo que cabe añadir la obvia implicación de algunos miembros de dicho gobierno en empresas de ocio y entretenimiento. GandiaShore no desentona ni estéticamente ni éticamente con el cogollo de la política local; programar conciertos de cantantes imputados por corrupción, u otros que después de piropear al alcalde actúan sin rubor para sátrapas africanos, péplums de cartón piedra, concursos de misses, Bertín y Arévalo, toros… comparte con GandiaShore, la lógica de la espectacularización de lo ramplón.

No hace mucho, yo mismo calificaba al «estilo del gobierno local» de neogilismo, entendido como un coctel entre personalismo exacerbado, cortedad intelectual y refracción a «lo cultural», populismo reaccionario i recurso a la xenofobia, estética hortera y despilfarro de testosterona, resulta sorprendente que la mayoría de estos mismos epítetos puedan ser trasladados sin demasiado esfuerzo al programa GandiaShore. Recordemos que el origen inicial del programa de JerseyShore fue retratar la vida de los Guidos -como se conoce despectivamente a la comunidad italo-mericana en Estados Unidos-, lo que ya originó protestas.

Pero hoy, después de dos veranos, ya tenemos algunos datos para evaluar la idoneidad de la estrategia del alcalde. La evolución del desempleo en Gandía evidencia que es una de las ciudades medias valencianas con uno de los peores comportamientos de su mercado de trabajo y los resultados de sus campañas turísticas son mediocres. Los meses de Julio y Agosto, en términos de viajeros han sido los peores del último quinquenio aunque se hayan conseguido incrementar las pernoctaciones a base de alargar la estancia media (lo que tiene un efecto de reducción del gasto diario), teniendo en consecuencia un impacto negativo sobre el empleo, de manera que si en Agosto de 2011, con 164.468 pernoctaciones, se conseguía un impacto de 960 ocupados en 2012 con 4.000 pernoctaciones más, los ocupados sólo llegaban a 810. ¿Si el tratamiento no funciona, no sería el momento de corregirlo?

El riesgo de apostar por un choni-parque temático, y renunciando a consideraciones moralistas o estéticas, es que hay imágenes del territorio que pueden sobreponerse por capas sin conflictos, de manera que cada capa del imaginario pueda satisfacer a segmentos diversos y por tanto la atractividad resulta de la agregación de mercados distintos, pero hay otras imágenes que son altamente invasivas y ocupan con rapidez y avidez todo el espacio simbólico. Me temo que el «efecto branding» de GandiaShore es del segundo tipo y va a tener efectos corrosivos para Gandía de los Clásicos, la Gandía de los Borja, a la «ciudad educadora», a la Gandía universitaria a la Gandía centro comercial abierto, a la Gandía que utiliza como lengua vehicular el valenciano, a la Gandia-Safor como espacio metropolitano, a la Gandía culta, a la Gandía agrícola, la Gandía pixavina. 

En nuestro capitalismo cognitivo la dimensión simbólica de un territorio será su principal factor de competitividad y sin pensar en el peligro de que los televidentes de GandiaShore construyan una imagen negativa de Gandía, pienso que la complicación reside en que, para el resto, nos va a resultar difícil ponerles una imagen atractiva. No para que vengan a la playa, sino para que envíen a sus hijos a estudiar a la UPV, o para que decidan instalar sus centros de I+D en partenariado con Dulcesol o Betelgeux, o que decidan arriesgarse en coproducir con Pluja Teatre, o para que se interesen y compren el know-how del modelo de centro comercial abierto, o para que soliciten una beca para investigar en CEIC Alfons el Vell, o que asistan a la Universitat d'Estiu, o que se aventuren en emprendimientos relacionados con la agricultura ecológica, o que decidan instalar restaurantes de autor…

Tampoco sé muy bien cómo haremos, vistos los tweets de los últimos días, para que jóvenes de la Safor, formados, talentosos y creativos no busquen la primera academia de alemán y se preparen para exiliarse a Dortmund. Yo ya, cuando rememoro .. Bullirà el mar com la cassola en forn, .. sólo soy capaz de pensar en los personajes de GandiaShore, al alba y después de una juerga, chapoteando en ese mar nuestro, felices, ebrios y desnudos.
Es que el imaginario es muy traicionero.

22 enero 2017

Las grasas no son tan malas

Después de charlar con Dariush Mozaffarian, uno se enfrenta al menú del día con temor casi reverencial. Este cardiólogo, especialista en nutrición y codirector del programa de Epidemiología Cardiovascular de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), es enemigo declarado de los cereales refinados (no integrales) y los azúcares industriales, y propone volver a cocinar alimentos frescos en casa. Mozaffarian ha visitado esta semana en Madrid el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) antes de viajar a Granada al Congreso Internacional de Nutrición que acaba de clausurarse.


¿Por qué cambian tanto los mensajes en torno a la nutrición al cabo del tiempo?
Respuesta.– Hay dos razones al menos. La primera es que todo el mundo está interesado en la alimentación y cualquier estudio que se publica recibe mucha atención. La segunda es que la ciencia en este terreno realmente ha cambiado en los últimos años y esto parece molestar a la gente. A nadie le extraña que la medicina o la genética hayan avanzado, pero la dieta es algo tan personal y hay tantos expertos que todo el mundo quiere creer que su dieta es la mejor.

A pesar de esos cambios, la dieta mediterránea sigue siendo el mensaje esencial, ¿no?
Quizás éste no sea un mensaje nuevo en España, donde se trata más de volver a los orígenes, a la dieta mediterránea. Pero sí es un mensaje nuevo en EEUU y muchos otros países, donde durante décadas hemos estado diciendo que las grasas son perjudiciales. No decíamos que había que comer alimentos saludables, sino que no había que comer grasas. Y eso ha traído consigo una explosión de alimentos muy procesados, bajos en grasas pero ricos en carbohidratos, sal, azúcares añadidos... con más riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes.

¿Las grasas no son tan malas como nos han hecho creer?
El problema es que el mensaje de la grasa se ha lanzado sin diferenciar unas de otras. Los frutos secos, por ejemplo, tienen un 90% de grasas saludables, también el aceite de oliva... La gente debe comer grasas saludables, no se deben evitar, todo depende con qué se comparen. Mirar los gramos de grasa en la etiqueta es inútil, hay que mirar el alimento en su conjunto, si está procesado, qué tipo de grasa contiene...

De manera general, ¿siempre es mejor un alimento fresco que uno envasado?
Sí, como regla general es cierto. Siempre que sea posible intenta cocinar tu propia comida al menos una vez al día. En el mundo moderno, mucha gente hace dos o tres comidas diarias precocinadas, en EEUU es muy popular comprar algo preparado de camino a casa, y eso suele tener mucha sal, aditivos, conservantes...

Mencionaba antes a la industria, ¿está ocupando el papel de lobby de las tabaqueras?
Las compañías alimenticias son tremendos lobbies muy organizados, tienen una gran influencia. Para bien y para mal, la producción de alimentos se ha internacionalizado y un puñado de compañías controlan el sector. En términos de marketing, estas compañías son muy influyentes, la cuestión es qué quieren hacer con ese poder. Si lo usan para confundir al consumidor, impedir el cambio, falsear la buena ciencia... se convertirán en una especie de tabaqueras. Por otro lado también hay compañías haciéndolo bien, creando alimentos saludables. Los gobiernos deberían establecer alianzas con las empresas que están haciendo las cosas bien y darles prioridad, incentivarlas y desincentivar la producción de alimentos poco saludables.

El caso del alcalde de Nueva York demuestra que no es fácil...
Michael Bloomberg es uno de los pocos políticos que ha entendido la importancia de la nutrición desde el punto de vista de salud pública. Ha comprendido que es una cuestión económica, de disparidades sociales (porque la gente pobre come peor), de salud... A muchos niveles, la nutrición es fundamental para el país.

Usted ha repetido muchas veces los riesgos de los cereales refinados [no integrales], ¿hay que eliminarlos de la dieta?
No hay ninguna necesidad fisiológica para que el ser humano consuma carbohidratos, porque el organismo los fabrica. Puedes llevar una dieta sin hidratos y estar perfectamente sano, pero se pueden consumir pequeñas raciones de cereales integrales o muy poco refinados. El problema es que muchas de las dietas que defienden las dietas proteicas, sin hidratos de carbono, carecen de base científica.

¿Podría decirme qué toma usted para desayunar?
Unos cereales integrales con 40 gramos de fibra, pasas, almendras, dos piezas de fruta fresca, leche entera y un pequeño vaso de zumo de naranja. Es lo mismo que desayunan mis hijos de uno, tres y 4,5 años [salvo las almendras] y les encanta.