12 abril 2016

Políganos vacíos pero iluminados

El polígono industrial Vinyes del Mig de Bell-lloc d'Urgell, en Lleida, está completamente iluminado todas las noches a pesar de que todavía está por estrenar y no hay ninguna empresa instalada. 

Este gasto energético llega en plena polémica por las medidas de ahorro, pero el alcalde de la localidad, Ramon Consola, y el Institut Català del Sòl (Incasòl), responsable y gestor del complejo, lo tienen claro. 

Mantener las calles iluminadas y hacer llegar la corriente eléctrica a todas las farolas se ha convertido en la única medida para combatir los robos de cable que sufre el municipio y, muy especialmente, este complejo. Así, en el último año el polígono ha sufrido tres robos de estas características, tanto de cobre como de material de obra, el último hace un mes y medio.

Los números hablan por sí solos. El material desaparecido en los tres robos sufridos hasta ahora en el polígono, así como las reparaciones necesarias, están valorados en 800.000 euros, mientras que la factura de la luz de todo un año suma 100.000 euros. Sin embargo, la medida es provisional. El encendido de todas las luces se hace desde las últimas dos semanas, coincidiendo con el periodo de pruebas en el polígono. 

Cuando finalice este plazo, que todavía no se ha concretado pero que con toda probabilidad será «entre los próximos tres o cuatro meses», se pasará a mantener encendidas sólo la mitad de las farolas, por lo que el gasto también se dividirá en dos.

De todos modos, el alcalde Consola matizó que la electricidad llegará a todas las farolas, estén o no encendidas. «Si igualmente tienen tentaciones de robar, al menos que sufran los calambres», aseguró el primer edil para mostrar su indignación con respecto a los continuos robos que sufre su municipio y, concretamente, el polígono.

El complejo está situado al pie de la autovía A-2 y es blanco de los robos como consecuencia de la proliferación de este tipo de delitos por la crisis pero también porque al no haber ninguna empresa instalada resulta más fácil pasar desapercibido.

En este sentido, Consola explicó que aunque por ahora no hay ningún negocio por culpa de la crisis, que ha frenado el despegue de un polígono muy ambicioso proyectado en época de bonanza económica, a finales de este año ya abrirán los primeros. El polígono Vinyes del Mig es uno de los más grandes de Lleida y tiene 60 hectáreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario